Ahora que ya sabes lo que es el copywriting, cómo ejecutarlo paso a paso y por qué lo necesitas en tu proyecto (¿acaso lo dudabas? :P)… Es el turno de darte unos consejos de copywriting, incluso si crees que escribir tus contenidos te cuesta horrores y es la peor parte.

Hoy te quiero aconsejar sobre…

8 CONSEJOS DE COPYWRITING PARA NO EXPERTOS.

 

Consejos sobre copywriting para no expertos, culturina comunicación

 

Ahora que ya sabes lo que es el copywriting, cómo ejecutarlo paso a paso y por qué lo necesitas en tu proyecto (¿acaso lo dudabas? :P)… Es el turno de darte unos consejos de copywriting, incluso si crees que escribir tus contenidos te cuesta horrores y es la peor parte.

 

Te puedo asegurar que, como todo, con práctica y estos tips que hoy te cuento… Lo conseguirás seguro. No dejes que tu mente limite tu capacidad de practicar la escritura y de conseguir que sea igual de creativa y original que tu proyecto.

 

Ya sabes que todo (o casi todo) en esta vida se puede aprender. Nadie nace con el don de la escritura, y de hecho los escritores han conseguido serlo gracias a su capacidad de ser constante, de practicar y, en definitiva, de HACER.

 

De esto mismo hablábamos en el post anterior cuando te explicaba qué era exactamente el copywriting. Así que si quieres refrescar tu memoria antes de seguir leyendo, entra al post y ponte al día mientras.

 

Estos son mis consejos para empezar a escribir textos efectivos que conecten y conviertan tu contenido en una herramienta de comunicación digital potente, que consiga fidelizar a tu audiencia y convertirlos en tus mejores prescriptores.

 

 

INVESTIGA: CONÓCETE – CONÓCELES.

Si llevas por aquí un tiempo (o si no) sabrás que la investigación y la planificación son algunos de mis fuertes. Y no tengo ningún secreto: me pongo y simplemente lo hago.

 

¿Por qué también la investigación aquí? Porque es de donde parte todo. O acaso lanzaste tu proyecto sin saber dónde ir, cómo era el mercado, a quién te ibas a dirigir…? ¿A que no? Pues en copywriting pasa lo mismo.

 

Ya sabes cómo funciona esto. Y la investigación es NECESARIA para todo. Y sí, hasta para esto. Te puedo asegurar que con una buena investigación, el resto te va a resultar muuuucho más llevadero.

 

Ya comentaba en el último post aquello que debes tener en cuenta antes de empezar a escribir: a quién te diriges, sus problemas/necesidades y la solución que ofreces.

 

Aquí te recuerdo los dos tipos de investigación que siempre propongo:

  • Investigación interna: conócete a ti mismo y a tu proyecto, desde la apariencia hasta el alma.
  • Investigación externa: una vez que te conoces a la perfección, sal al mundo y ubícate para proyectar en tu entorno tus valores y tu misión. Debes analizar ahora tanto el mercado en el que te sitúas como el público al que vas a ayudar con tus productos/servicios.

Es un proceso de autoconocimiento, un viaje desde dentro hacia afuera. Una vez lo finalices, estarás preparado para contarle al mundo (tu mundo, claro está) cómo estás dispuesto a ayudarles.

 

En este punto también quiero compartir contigo la importancia de esos motivos que te mueven a hacer lo que haces. Lo que ofreces estoy segura de que lo tienes clarísimo pero… ¿Por qué lo vendes?

 

Simon Sinek lo explica a la perfección en este vídeo-resumen de una de sus ponencias en las Ted Talks.

 

Es mágico: que tu audiencia conecte contigo a través de tus valores.

 

 

Y recuerda… El centro del mundo no eres tú, es tu público. Quieren que les hables a ellos directamente, no al vecino del 5º. Céntrate en ellos, y háblales de tú a tú.

 

 

OBJETIVOS.

Como todo en esta vida, tiene que haber un motivo detrás y un objetivo por el cuál estás llevando a cabo un texto concreto. Detrás de tus objetivos generales de comunicación digital, cada contenido que crees y cada acción comunicativa, está ligada a un objetivo específico.

 

¿Cuál es el tuyo? Por ejemplo: registrarse o suscribirse a tu web, finalizar un proceso de compra, reservar una reunión, contactar para recibir más información, participar en alguna iniciativa…

 

Estos objetivos específicos deberás controlarlos para su buen cumplimiento, y cada objetivo específico está dirigido a conseguir el objetivo general.

 

 

TITULARES IMPACTANTES.

¿Eres de los que se dejan llevar por impactos visuales-textuales, o lo lees todo hasta el final?

Verás, la respuesta es que no eres ni de un bando ni de otro. Que tomes una actitud u otra va a depender de cómo esté estructurado el texto, y el nivel de conexión que tenga contigo, tu situación y la necesidad/problema que te ofrece resolver.

 

Puedes ser de los escaneadores digitales: esos a los que necesitas captar su atención en los pocos segundos que te prestan. Para ellos, existen estos titulares específicamente, ya que ayudan a que se hagan una idea general de lo que estás ofreciendo en tus textos.

 

Los titulares son puntos de impacto que destacan sobre el resto del texto, y que hacen que la lectura tenga más ritmo.

 

Te pongo en otra situación: cuando abres un periódico o una revista, ¿qué es lo primero que haces?

 

¡Bingo!

 

Leer sus titulares y contenido destacado.

 

Por esto es IMPRESCINDIBLE que completes tu texto con un titular principal, y complementes el resto del contenido con puntos de impacto que destaquen determinados aspectos que consideres importantes para la comprensión global del texto.

 

Y si eres de lo que lo leen todo hasta el final, incluyendo titulares y notas a pie de página, ¡eres el lector que todo proyecto desearía tener! 😛 Pero espera, que para esto, el texto te ha tenido que enganchar por algún lado, si no… Seguramente ni te hubieses fijado. ¿Y cuál es el punto de enganche principal? Un titular que impacte y que invite a seguir leyendo.

 

Aunque siempre andemos con las prisas, y seamos capaces de leer un texto de 500 palabras en 0,5s (exagerando, obviamente), podemos transformarnos de escaneadores digitales a fieles lectores hasta el final, si de verdad el contenido está en armonía con su objetivo, las necesidades que cubre y el público al que se dirige.

 

 

 

ATERRIZA TUS PROMESAS.

A ver, me encanta ponerte en situación, pero es que así es como de verdad puedes entender bien cada consejo que te doy.

 

¿Cuántas veces has entrado a una web, y mientras leías el contenido, en tu cabeza sonaba “blablablabla”? Esto, entre otras cosas, se llama “desconexión mental ante textos que venden humo”. Sí, sí… Está diagnosticado.

 

¿Y cuántas veces, debido a esa desconexión mental, has salido corriendo a los pocos segundos de esa web? Entraste buscando información o una solución a una necesidad específica, y solo te has agobiado.

 

Pues vaya plan, ¿no?

 

Por eso te recomiendo que cuando escribas tus textos, hagas promesas ESPECÍFICAS Y REALES. Vamos, que puedas 1) cumplir y 2) demostrar.

 

No caigas en conjeturas tipiquísimas tipo: “somos los mejores X de la ciudad”. Ahora es cuando creen que eres tonto y te lo crees. Pero no, tu audiencia NO es tonta. A ver cómo arreglas ahora esto, y qué motivos das para realmente demostrar que eres el mejor.

 

Como decía David Ogilvy, uno de los mejores publicistas de la historia

“El consumidor no es un idiota: es tu esposa”.

Por eso, aterriza tus promesas. Haz cumplidos que sepas que vas a poder cubrir, e incluso superar, en cuanto a expectativas se refiere.

 

Y lo puedes demostrar a través de …

 

 

PRUEBA SOCIAL: TU MEJOR AVAL.

A todos nos gusta que nos recomienden, sobre todo si hacemos las cosas bien, ¿verdad? Darle el poder a nuestros clientes de contar su experiencia para que, gracias a ellos, otros confíen en nosotros en un futuro.

 

Se trata de esto. De aportar prueba social que le de valor y complete tu contenido, para terminar de convencer al lector de que tu producto/servicio es la mejor opción para que lo que busca.

 

Además, la prueba social no se basa solo en testimonios, aunque es la herramienta más potente para ello. Puedes usar incluso tus propios casos de éxito, estadísticas que avalen tu buen hacer, datos o estudios sobre un tema determinado…

 

 

NO IGNORES TU VOZ INTERIOR.

Atiende a las emociones que transmite tu producto/servicio, y éstas hablarán por ti. La personalidad de tu marca conectará con el idioma de tu público.

 

La personalidad y la voz de tu proyecto es muy importante para que tu público te identifique siempre que acuda a ti. Debes transmitir unidad y coherencia. Precisamente, esto es lo que te va a hacer único y te aportará un valor diferencial frente a tu competencia.

 

 

SE TRATA DE BENEFICIOS, NO DE CARACTERÍSTICAS.

Un ejemplo que viene propio a este consejo:

El copywriting utiliza la palabra para persuadir y conectar con el lector.

 

¿Me podrías decir qué te aporta esto, así tal cuál? Nada. Te quedas diciendo: “muy bien, ¿y qué más?”.

 

Ahora, lo voy a transformar:

Vas a conseguir convertir a tus lectores en prescriptores de tu proyecto.

 

O sea, que gracias al copywriting tus textos van a estar optimizados para que tu audiencia conecte más rápidamente con tu proyecto, y esto les haga estar más receptivos a la hora de comprar/contratar algo que ofreces. Van a confiar en ti.

En lugar de hablar de todas las características (técnicas o no) que completan tu producto/servicio, tradúcelo en: qué le va a aportar este producto/servicio si lo compra/contrata.

 

Incluso puedes priorizar esas características según la importancia que obtiene tu público en cuanto a beneficios.

 

Y no te olvides de destacar siempre aquellas que lo convierten en peculiar y único a tu producto/servicio.

 

 

LLAMADAS A LA ACCIÓN.

Como ya te comentaba, el protagonista del contenido de tu comunicación no eres TÚ, es tu público.

 

Estamos acostumbrados a ver páginas web en las que solo “hablan de su libro”, pero ese enfoque está más que desfasado y anticuado. Es más, me da hasta coraje, porque un texto que no se preocupa por el usuario significa que el proyecto que está detrás tampoco lo hará.

 

Por esto es primordial un cambio de enfoque, una vuelta de tuerca a tus contenidos para que sepas dirigir la atención y el ritmo de lectura del usuario hacia lo que quieres conseguir.

 

Una vez que ya sabes cuál es tu objetivo, ¿cómo lo consigues? En tus textos puedes utilizar lo que se llama un CTA (Call to action) o una llamada a la acción: un cierre del contenido que invite al usuario a hacer algo en concreto: responder una pregunta, hacer clic en un botón… Tú y tus objetivos decidís. Pero es el usuario el que tiene el poder de completar tu texto con esa acción.

 

Pero no desaproveches esta ocasión, porque entonces el usuario seguramente se vea perdido ante toda la información que ha leído y diciendo: “¿y qué hago ahora?”. Dales la oportunidad de saber hacia dónde se tienen que dirigir, y así habrás completado tus objetivos específicos.

 


 

Puede que te hayas quedado con la duda de si tus contenidos digitales están transmitiendo lo que tú deseas. Para ello te propongo que reserves un hueco en tu agenda y reserves conmigo una consultoría totalmente gratuita sobre el contenido de tu web. En 30 minutos analizaré tu web y te confirmaré cuáles son sus puntos débiles para que los potencies a partir de ahora. Haz clic en este enlace y ¡espero conocerte pronto!

 


 

Si todavía no lo has hecho, únete a la comunidad para que pueda seguir compartiendo contigo conocimiento, recursos y experiencias sobre la comunicación digital y la comunicación y el marketing cultural. Puedes hacerlo en la cajita titulada “Newsletter”. Cada semana mis mejores novedades para ti en tu bandeja de correo electrónico 🙂

También espero verte en Facebook, Instagram, Twitter, LinkedIn o Pinterest 😉

¡Nos vemos en el siguiente post!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *