La creación de contenidos está a la orden del día en la comunicación digital de cualquier proyecto creativo-cultural. A menudo recibo dudas acerca de cómo enfocarlo, o qué requisitos debe cumplir para ser EFECTIVO.

 

Con este post vas a aprender…

CREACIÓN DE CONTENIDOS PARA REDES SOCIALES DE PROYECTOS CREATIVOS-CULTURALES (I)

Consejos para la creación de contenidos

 

Creación de contenido para redes sociales proyectos creativos y culturales, culturina comunicación

 

Esa es la clave, o más bien el objetivo: la efectividad. Y aunque la creación de contenido va a depender casi siempre de otras variables (objetivos, estrategias, planificación…) para determinar su funcionamiento, sí que es verdad que todo el contenido que generemos debe cumplir una serie de requisitos para que no caigan en el olvido.

 

Mi objetivo con este post es resolver toda esa incertidumbre que rodea al concepto de “creación de contenido”. Vamos a darle forma y a materializarlo con estos consejos básicos para la creación de un contenido EFICAZ, en definitiva.

 

Son características que estoy segura que habrás escuchado mil veces, pero muy pocas te habrán explicado cómo materializarlas.

 

Como dicen…

“El contenido es el rey”

“La conversación es la reina”

 

Y yo añado…

“El producto eres tú”.

 

Tú, o más bien tu proyecto. Ten en cuenta que todo el contenido que generes va directamente relacionado con tu misión. Nada va a tener sentido, ni ningún contenido va a ser eficaz (aunque cumpla estas características), si no tiene nada que ver contigo. Si no te sientes identificad@ nada más crearlo.

 

Es como cuando creas tu propio producto/servicio creativo. ¿No es como si lo hubieses “parido”? Tiene que representarte, y sobre todo, tienes que estar orgulloso de tu creación.

 

Entonces, tu contenido debe ser

 

 

 

#1: ÚTIL, PRÁCTICO Y RELEVANTE

¿Qué es un contenido útil, práctico y relevante? Aquel que pueden visualizar en su día a día: una situación, una acción…. Se trata de ofrecer contenido que, activamente, les pueda servir, e incluso aplicar en su cotidianeidad.

 

Algo que a ti te puede parecer demasiado sencillo, obsoleto, fácil o interiorizado… Y por ese motivo no les das importancia, o crees que es irrelevante basándote en tu opinión personal, sí vale.

 

Es decir, el hecho de que para ti sea una “tontería”, no significa que para los demás también. Algún contenido que pensabas que podría ser totalmente insuficiente, puede convertirse en lo más útil del mundo para alguien de tu comunidad.

 

Piensa que ellos son diferentes a ti. De hecho, cada uno de nosotros tenemos una esencia, y es única e irrepetible. Lo que no es único ni irrepetible son aquellas situaciones, pensamientos, ideas… que nos unen. Por eso, puede que en tu comunidad haya un grupo al que precisamente algo les pueda parecer lo más práctico, lo que llevan esperando solventar un tiempo.

 

Y de repente apareces tú, con ese maravilloso contenido, ¡y mira lo que has conseguido! El objetivo de un contenido útil, práctico y relevante: ayudar a mejorar el día a día de tu comunidad. Ten por seguro que te lo agradecerán eternamente.

 

Por ejemplo, ¿de qué vale que te cuente qué es un plan de comunicación digital, si no sabes en qué te puede ayudar? ¿Ni de qué manera puedes integrarlo en tu proyecto?

 

 

#2: DE VALOR Y CALIDAD

Muy relacionado con lo anterior. Estoy segura de que estás hart@ de escuchar todo el tiempo: “hay que crear contenido de valor”, “sin contenido de valor no eres nada”, y cosas por el estilo.

 

Lo primero: ¿qué es un contenido de valor? Un contenido de valor es aquel contenido que APORTA algo a tu comunidad. A ese algo vamos a llamarlo X, porque dependerá de tu proyecto y de tu comunidad.

 

Para mi, realmente se trata de un contenido al que tu comunidad le hace hueco en su mente, le hace desconectar y solo aporta beneficios y más beneficios a cada persona que lo lee.

 

Esto tiene mucho que ver con la misión de tu proyecto, es decir: es aquel contenido que transmite tus valores y tu misión directamente al usuario. De forma que se sentirá identificado (o no) directamente con tu proyecto. Y así comenzará una bonita historia de comunidad.

 

Volvemos a lo que hablábamos en el post de la semana pasada. Cada vez somos más exigentes con lo que vemos, leemos, y en definitiva con el contenido que consumimos. Por eso el valor y la calidad es la clave. Ya no estamos para consumir cualquier tipo de contenido, eso ya pertenece a la era dinosaurio de internet.

 

Si tu contenido aporta valor, estás apartando al resto de contenidos que tu usuario pensaba consumir, pero que por algún motivo (TÚ) ha dejado aparte para acompañarte a ti y no a otros.

 

 

#3: NOVEDOSO

¿Por qué no le cuentas algo a tu comunidad que todavía no sepa, o algo de lo que todavía no es consciente?

 

Seguramente, tu comunidad no sea más experta que tú en tu sector. Les puedes aportar ese plus de novedad y frescura en su día a día, con contenido que no hayan consumido antes, o al menos no de la misma forma.

 

Se trata de enfocarlo desde el punto de vista innovador: una misma idea o contenido, tiene tantos puntos de vista como personas quieran tratarlo. Así que, ¿por qué no aportar tu mirada experta?

 

Puede tratarse de una noticia, últimas tendencias, un proceso que tú haces diferente, una opinión sobre una situación desde otro punto de vista… ¡Tú decides!

 

 

#4: EMOTIVO

Si un contenido no engancha a través de una emoción o una sensación, apaga y vámonos. Sí, somos seres racionales… pero también EMOCIONALES. Y la mayoría de decisiones que tomamos se deben a sensaciones y emociones.

 

Si hay algún tipo de contenido que va a destacar sobre otro, ese va a ser el contenido emotivo: ese que remueve nuestras mentes y hace que queramos saber más sobre lo que transmite.

 

¿Cómo te hace sentir esa última camisa que te has comprado?

¿Cómo te sientes llevando ese anillo tan bonito que te han regalado?

 

Piensa en la transformación interna que aporta tu contenido, ¿qué transmite? ¿cómo quieres que tu comunidad te reciba?

Hay tantos contenidos de este tipo, como emociones existan. Puedes apelar a la felicidad, a la nostalgia, a la euforia… incluso con una misma idea, puedes transformarla según la emoción que quieras transmitir.

 

Si tu contenido emociona, será más fácil que tu comunidad interactúe y sea activa.

 

 

#5: INTERACTIVO

Un contenido interactivo significa, en primer lugar, que SIEMPRE SIEMPRE debe buscar una reacción-acción (que no acción-reacción) en el usuario que lo lee. ¿Qué por qué cambio el orden? Porque primero buscamos generar una reacción en el usuario, o sea, un impacto. Y luego, que ese impacto les haga realizar una acción específica: un like, un comentario, un mensaje…

 

Siempre debemos buscar un feedback de nuestra comunidad. Tenemos que estimularla para que realice una acción determinada, para que interactúe con nuestro proyecto en definitiva.

 

Esto solo se consigue con una comunicación horizontal y totalmente abierta en ambas direcciones: que ellos se sientan libres y con ganas de seguir formando parte de esa comunidad.

 

 

#6: DIVERTIDO

¿Quién no se engancha horas y horas al móvil viendo videos de perritos, gatitos o bebés graciosos?

 

Esta es la clave: el contenido que te hace evadirte y desconectar por unos minutos de tu vida cotidiana.

 

Ponte en el lugar de tu comunidad: como tú, son personas que seguramente viven una vida rutinaria, haciendo lo mismo casi todos los días. Y esto no está mal. Pero… ¿y si te digo que puedes ser esa chispa que les avive al final del día?

 

Con un contenido divertido y entretenido vas a conseguir que tu comunidad esté deseando tener noticias tuyas, para revivir esa sensación de entretenimiento y evasión de la rutina.

 

¡Ojo! No digo que tengas que convertirte en un “payaso de feria”. Todo esto tiene que ir en sintonía (como siempre) de tus valores y tu misión. Y en este caso, añado: con el tono de tu proyecto. No todos los proyectos pueden permitirse llenar sus contenidos de emojis, por ejemplo.

 

Estudia hasta qué punto tu contenido puede ser divertido, ¡y a por ello!

 

 

#7: EDUCATIVO

Un contenido educativo pretende contar aquellos aspectos más teóricos relacionados con tu proyecto, pero de una forma muy diferente.

 

No hace falta que utilices el lenguaje más técnico que puedas, porque esto te hará inaccesible. Pero sí es verdad que puedes educar a tu comunidad: en tu sector, tu especialización, tus servicios…

 

Utiliza SU lenguaje (dentro de lo posible, claro) para explicarles qué consisten determinados aspectos, y así puedan sentirse más afines a ti y tu proyecto.

 

Recuerda que no son expertos, ni tienen por qué saber en qué consiste tu proyecto. Poco a poco, puedes ir creando contenido relacionado que les ayude a comprender(te) mejor todo el universo que te envuelve, y por el que pertenecen a tu comunidad.

 

Por ejemplo, si tienes un proyecto de ilustración, quizá no sepan NADA sobre los tipos de lápices que utilizas, sus grosores o calidades. Pero para ti es imprescindible que lo sepan, porque forma parte de la creación de tu producto. Quizá lo más importante de esto no sea la característica técnica que tenga, sino el beneficio que aporta al conjunto: más o menos solidez, distintos efectos, etc.

 

 

#8: CURIOSO

Un contenido curioso quiere decir que crea expectativa. Esa primera impresión que generes en tu comunidad, a través de tu contenido, es IMPRESCINDIBLE para que quieran saber más y quieran permanecer en tu comunidad.

 

Generar expectativa no es malo. He visto a menudo como en algunas redes sociales, hay perfiles que abusan de crear falsas expectativas para introducir publicidad engañosa, intrusiva, o cosas mucho peores. Y no se trata de esto. Es más, ¡ni lo intentes!

 

Solo hace falta un buen diseño, o un buen titular, o un buen pie de imagen… algo que resuma y a la vez adelante con el contenido que viene después. Un contenido curioso también puede significar: un dato, un estudio, un “sabías que…”. Son contenidos más ligeros, pero con un impacto igual de potente.

 

Generar esa curiosidad te puede abrir las puertas a un contenido a la altura de las expectativas de tu comunidad.

 


 

¡Y hasta aquí los requisitos que deben cumplir tus contenidos!

 

¿Aplicas ya alguno de ellos? ¡Cuéntame!

 

Si quieres saber más sobre cómo mejorar tu comunicación digital hacia la autenticidad, la naturalidad y la cercanía, lee este otro post que escribí hace unas semanas. ¡Está muy relacionado!

 


 

Te adelanto que próximamente hablaremos en concreto de qué tipo de contenido puedes generar según tu proyecto creativo-cultural.

 

Como ya te adelanté en Instagram, quiero aportarte todo aquel contenido que te sea lo más útil y de valor posible para tu comunicación digital.

 

Una miscelánea creativa para que pongas a trabajar tu mente en ideas nuevas, y en la creación de contenido en definitiva.

 


 

Si todavía no lo has hecho, únete a la comunidad para que pueda seguir compartiendo contigo conocimiento, recursos y experiencias sobre la comunicación digital y la comunicación y el marketing cultural. Puedes hacerlo en la cajita titulada “Newsletter”. Cada semana mis mejores novedades para ti en tu bandeja de correo electrónico 🙂

También espero verte en Facebook, Instagram, Twitter o LinkedIn 😉

¡Nos vemos en el siguiente post!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *