fbpx

¿Alguna vez te has planteado cuál es la mejor manera de transmitir en pocas palabras todo el potencial de tu marca, negocio o proyecto? ¿Cuántas veces has cambiado de parecer cuando se trataba de contar lo que haces a alguien?

 

Hoy quiero que aprendas…

 

LA PROPUESTA DE VALOR:

QUÉ ES Y CÓMO REDACTARLA PARA SACARLE PARTIDO EN INSTAGRAM

 

Cómo redactar la propuesta de valor, qué es la propuesta de valor, culturina comunicación

 

En el proceso de investigación interna de la comunicación digital de una marca, negocio o proyecto, siempre hago la misma pregunta sobre la propuesta de valor: ¿la tienes clara?

 

Aunque la respuesta sea , a la hora de explicarlo, el CÓMO, es lo que falla.

 

Si la respuesta es que NO, querido/a lector/a, tenemos un problema. Porque si tú no estás en sintonía con eso, imagínate tu público. Es decir, si tú no tienes claro cómo transmitirlo, tu audiencia nunca entenderá quién eres, lo que haces y lo que les puedes aportar.

 

Por eso la propuesta de valor es clave en todo este proceso de revisión interna con mis clientes. Hasta que no aclaramos este punto, nunca podremos dar el siguiente paso.

 

Como siempre digo, no se trata de lo que haces sino de por qué lo haces. Y por ahí empieza la historia de una propuesta de valor.

 

Una historia que en este post te enseño a materializar, para que seas capaz de crear una propuesta de valor irresistible a los ojos de tu audiencia.

 

 

¿Qué es (y qué no es) una propuesta de valor?

Para empezar, te quiero compartir cuál es mi propia definición de propuesta de valor:

“Es la promesa principal de un contenido que debe ser claro, conciso, concreto y específico”.

 

Y cuanto más claro lo tengas tú, y más te represente, más hondo calará en tu audiencia.

 

Una propuesta de valor se asienta en 3 aspectos principales:

  • Los principales beneficios de tu marca, negocio o proyecto: un beneficio es aquello que aporta extras a tus productos o servicios.
  • Los objetivos de tu marca, negocio o proyecto: sobre esto te explico mucho más en este post, donde además te cuento cómo establecerlos para que conseguirlos no sea un obstáculo.
  • Los valores de tu marca, negocio o proyecto: son los que rigen tus procesos y actuaciones. Son las características que te definirán, y a través de las cuáles conectarás con tu audiencia.

 

Para detectar los principales beneficios, pregúntate: ¿qué le está aportando en su vida tu producto o servicio? ¿para qué sirve? ¿cuál es el grado de transformación gracias a tu producto o servicio? ¿cómo le influyen esos beneficios a la hora de solucionar sus problemas o necesidades?

 

Una vez los tengas todos identificados, te aconsejo que los agrupes en un listado por orden de prioridad. Y por último, el beneficio que esté en primer lugar, será tu GRAN beneficio J

 

Piensa que, gracias a una propuesta de valor bien formulada, tu audiencia decidirá elegirte a ti y no a otros. Y en este proceso de decisión, tienes que conectar a través del factor emocional. Por lo que éste deberá estar muy implícito en tu propuesta de valor.

 

¿Ves por qué es tan importante?

 

La propuesta de valor es tu tarjeta de visita. La tienes que llevar por bandera allá donde vayas con tu marca, negocio y proyecto.

 

Pero por si acaso, aquí tienes algunos motivos más:

  • Generarás confianza, tranquilidad y seguridad.
  • Conseguirás conectar a través de tus valores y tu por qué.
  • Tu público se sentirá parte de tu comunidad e identificado con todo lo que transmites.
  • Conocerán a la perfección lo que les puedes ofrecer.

 

Como ves, no es una tarea fácil establecer una propuesta de valor consistente. Sobre todo porque puede que lo que te represente en un momento, no lo haga en unos meses… ¡Y eso es bueno! Porque significa que estás evolucionando, y que te vas adaptando a todos los cambios que van llegando.

 

¡OJO! No te recomiendo confundir la propuesta de valor con…

  • Un slogan: ese mensaje publicitario y distintivo que acompaña a una marca. ¿Te suena el “just do it” de Nike? ¿O el “think different” de Apple? Eso es un slogan, no una propuesta de valor.
  • Una descripción: volvemos a lo que te explicaba anteriormente. No se trata de describir lo que haces sin más. ¿Dónde te dejas el beneficio, el valor diferencial…? Por ejemplo en mi caso, decir que “tengo una Agencia de comunicación digital” es una descripción pura y no una propuesta de valor.

 

Por eso, siempre recomiendo que una propuesta de valor debe pasar el siguiente filtro: debe ser DEMOSTRABLE y que la puedas CUMPLIR.

 

Atrás quedó eso de “líderes del sector” (cuando hay otros 3 competidores que dicen lo mismo…) o “nuestros clientes satisfechos nos avalan” (¿en serio? ¿por qué debería creerte?).

 

 

¿Cómo crear una propuesta de valor?

Vale, Patri. Me has contado todo sobre la propuesta de valor. Sé que la necesito en mi marca, negocio o proyecto.

 

Pero… ¿Cómo hago para dar con mi propuesta de valor irresistible?

 

Pues, ¡vamos a pasar de la teoría a la práctica con mi método, y el que utilizo con mis clientes!

 

Después de tener resueltas las bases de tu propuesta de valor (lo que te contaba más arriba…), toca materializarla de la siguiente manera:

  • QUÉ: utiliza un verbo de acción que motive a tu audiencia y que esté en línea con el resto de la composición.
  • PARA QUIÉN: dirígete directamente a tu público objetivo para que se sienta identificado.
  • CÓMO: la solución, aka, tu producto o servicio o especialización profesional.
  • PARA QUÉ: el beneficio principal que aportas.

 

Una propuesta de valor se puede desglosar en:

  • TITULAR: el principal reclamo está dirigido a generar mucha expectativa y curiosidad.
  • SUBTITULAR: continúa el contenido del titular, y trata de completar su significado.
  • CONTENIDO MULTIMEDIA: una imagen, un vídeo, un diseño… Puede ayudar a entender mejor tu propuesta de valor.
  • CONTENIDO COMPLEMENTARIO: puede ser un pequeño texto en el que expongas el resto de beneficios, o más información sobre algún aspecto que para ti sea esencial.

 

Recuerda que no se trata de transmitir que somos buenos en todo. Porque eso es imposible. Se trata de transmitir que somos buenos en LO NUESTRO, en lo que NOS DIFERENCIA. Y como tú haces lo que haces, no hay otro igual. Porque cada marca, negocio o proyecto es un mundo, y eso es lo que tienes que potenciar.

 

Si destacas tu valor/beneficio principal, le estás diciendo alto y claro a tu audiencia (esa que valora eso por encima de todo, la audiencia exacta) que tú eres el/la mejor en eso, que eres la mejor opción.

 

 

Ejemplos de una propuesta de valor.

Y ahora, algunos ejemplos ilustrativos para que empieces a orientar tu propuesta de valor.

 

Empezamos con Apple, marca de la que ya sabes que soy fan, sobre todo por sus súper campañas publicitarias. Son genios hasta para eso 😉

 

Fijate en este nuevo iMac: rendimiento y diseño al filo de lo imposible. El uso de esta coletilla no es casualidad. Se refiere a que es un nuevo modelo del iMac más fino que nunca.

 

Cómo redactar la propuesta de valor, qué es la propuesta de valor, culturina comunicación

 

¿Y qué me dices del nuevo iPhone 11? La gran novedad es la cámara, que independientemente de las características técnicas, te confirma que podrás «abarcar más» en cada foto.

 

Cómo redactar la propuesta de valor, qué es la propuesta de valor, culturina comunicación

 

Y por último, este ejemplo de Netflix que me encanta:

Cómo redactar la propuesta de valor, qué es la propuesta de valor, culturina comunicación

 

 

Dónde aplicar tu propuesta de valor en Instagram.

Estoy segura de que tienes un perfil activo en Instagram con tu marca, negocio o proyecto. Pero, ¿alguna vez te has planteado si tu mensaje principal de marca, tu propuesta de valor, está siendo asimilada como quisieras? ¿Si la estás transmitiendo correctamente en esta red social?

 

Te cuento dónde y cómo la puedes usar a tu favor para que conectes con tu audiencia en esta red social:

  • La biografía de tu perfil: tienes 150 caracteres para darle motivos a alguien que descubre tu perfil para que se quede para siempre, así que tu propuesta de valor tiene que estar sí o sí en este espacio.
  • Un post: de vez en cuando está bien recordar cuál es el motivo que te trajo hasta aquí, tu historia de marca y tu por qué. ¿El resultado? Una propuesta de valor que inspire a tu audiencia.
  • Las historias destacadas: otro de los aspectos de Instagram que más visualizan esas personas que llegan nuevas a tu perfil. Cuenta en historias tu propuesta de valor para tu audiencia, y déjala marcada en destacados para que se pueda visualizar siempre. Es una manera diferente de acercarse a tu marca, negocio o proyecto.
  • IGTV: y si eres de los/as más atrevidos/as, no dudes en contarlo en formato vídeo de viva voz. Puede ser el vídeo de presentación a tu canal.

 


 

Si todavía no lo has hecho, únete a la comunidad para que pueda seguir compartiendo contigo conocimiento, recursos y experiencias sobre la comunicación digital, la comunicación cultural y el marketing creativo. Puedes hacerlo en la cajita titulada “Newsletter”. Cada semana mis mejores novedades para ti en tu bandeja de correo electrónico 🙂

También espero verte en Facebook, Instagram, Twitter o LinkedIn 😉

¡Nos vemos en el siguiente post!

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *