¿Sabías que el sector creativo es uno de los que más proyectos independientes genera? El emprendimiento cultural aumentó en un 3,6% en 2019, con una tasa de autoempleo que va en claro aumento progresivo, y más después de esta pandemia mundial.

 

Hoy hablamos de…

 

 

TODO LO QUE DEBES SABER PARA TENER UN EMPRENDIMIENTO CULTURAL Y CREATIVO RENTABLE Y ESTABLE

 

 

¿Sabías que el sector creativo es uno de los que más proyectos independientes genera? El emprendimiento cultural aumentó en un 3,6% en 2019, con una tasa de autoempleo que va en claro aumento progresivo, y más después de esta pandemia mundial.

 

Parece ser un sector abocado al fracaso, donde cuesta la misma vida sacar un proyecto de emprendimiento cultural adelante. Y quien lo consiga, parece ser sospechoso: “¿cómo lo habrá conseguido?” “¿con qué financiación habrá empezado?” “¿será que tiene contactos?”.

 

Y un sinfín de preguntas que solo hacer sacar a relucir las creencias, los miedos y las inseguridades más limitantes que existen en cualquier mente creativa.

 

Sin embargo, es el sector que más creatividad e innovación aporta, desde un punto de vista experiencial y emocional. Donde, además, los estudios de público cada vez son más detallados y claros en cuanto al enfoque que está tomando la cultura a nivel profesional y empresarial: experiencias, emociones y creatividad.

 

¿Hay algún otro sector que cumpla estas características de forma intrínseca? No lo creo.

 

 

Las oportunidades del sector creativo para un emprendimiento cultural

Me leas desde donde me leas, seguro que la siguiente afirmación es una máxima en tu país:

 

Lanzar un emprendimiento cultural o creativo tiene poco o nada futuro

 

Pero aquí te traigo una serie de datos que validan y avalan todo lo contrario: el sector cultural tiene bastante futuro en cuanto a emprendimiento, rentabilidad y visibilidad se refiere. ¡Eso sí, no a cualquier precio!

 

Los datos son los siguientes:

  • Se confirma la tendencia progresiva y positiva del aumento del 3,6% del emprendimiento cultural, incrementando concretamente un 2,9% con respecto a 2018.
  • El perfil del emprendedor cultural es joven, menor de 35 años y con una educación superior.
  • Más del 60% del sector cultural está formado por emprendedores, microempresas y PYMES.
  • El emprendimiento cultural presenta una estructura abierta, horizontal, nómada y digital, que funciona por proyectos.
  • El 70% del emprendimiento cultural inicia su actividad con un presupuesto no superior a 10k €.
  • Apuesta por la creatividad, tecnología, innovación, networking, eventos y marca personal.
  • Aproximadamente 710.200 personas trabajan en el sector cultural en España.

(Fuentes: http://www.culturaydeporte.gob.es/actualidad/2020/02/200213-empleocultural.html , http://www.culturaydeporte.gob.es/actualidad/2019/11/191127-anuario-estadisticas.html ).

 

Mis conclusiones en este punto son claras:

  • El sector cultural está DEMOSTRADO que es uno de los que más proyectos emprendedores, microempresas o PYMES genera.
  • Hay mucho apoyo institucional público y privado para que el emprendimiento cultural salga adelante.
  • Por otro lado, no se visibiliza el emprendimiento cultural desde las mismas todo lo que debería. Cuando se trata de hablar de “empresa cultural” y no de “institución cultural”, hay un enfoque claramente descompensado.

 

Mi misión es firme con este post: demostrar que la vidilla emprendedora que hay en el sector cultural es abundante, variada y con un potencial enorme. Eso sí, siempre y cuando tengas en cuenta todo lo que necesita tu emprendimiento cultural y que hoy te detallo aquí 🙂

 

¡Vamos allá!

 

 

Lo que debes tener en cuenta para lanzar, consolidar y escalar tu emprendimiento cultural.

 

#1: Plan estratégico de negocio.

El archiconocido “plan de empresa”, que sin embargo, está presente en pocos proyectos culturales. Y en los que sí está activo, es en aquellos que sí tienen éxito.

 

Se trata de un documento  que define las bases estratégicas del proyecto, como pueden ser:

  • Plan de acción.
  • Plan financiero: recursos económicos.
  • Recursos técnicos y humanos.
  • Objetivos: qué quieres conseguir a corto, medio y largo plazo.
  • Misión [justificación], visión y valores.
  • Descripción detallada de productos/servicios.
  • Estudio de público.
  • Estudio de mercado.
  • Estudio de competencia.
  • Imagen gráfica.
  • Comunicación y marketing.

 

Y no es ningún secreto: tienen un planteamiento estratégico que demuestra que es rentable, y que no estamos aquí “por amor al arte”. Es de vital importancia tener un enfoque claro, interiorizar tu misión y tener un posicionamiento que demuestre tu valor diferencial.

 

Para ello hay que entender que el sector creativo-cultural es un sector profesional (sobre ello hablábamos en este otro post). Y como tal, debe tener un planteamiento estratégico que va más allá de tener una idea y ejecutarla sin más.

 

Debes tener una hoja de ruta que te guíe paso a paso, y eso significa no conformarte con generar interés sin más. El primer paso es posicionarte y tener visibilidad, pero solo eso. Hay una serie de pasos que siguen ese camino y que te harán conseguir tu objetivo final: conseguir beneficio y rentabilidad gracias a tus productos/servicios.

 

 

#2: Financiación pública o privada.

Para conseguir la confianza de instituciones públicas o privadas, y que apuesten económicamente por tu emprendimiento cultural, debes haber pasado primero por el punto anterior.

 

Un correcto plan financiero que avale y demuestre la viabilidad de tu proyecto creativo, hará que su percepción tenga más profesionalidad y seriedad. Significa que su planteamiento está justificado y estratégicamente pensado para que funcione a todos los niveles.

 

En este punto es muy importante tener unos objetivos económicos bien claros. Y en esto, la industria cultural funciona tal y como las demás. No podemos perder de vista el foco principal: estás lanzando un proyecto profesional que quieres que sea exitoso y estable a largo plazo.

 

Existen varias figuras, tanto públicas como privadas, que pueden ayudarte a ello: Business Angels, Incubadoras o Aceleradoras, son algunos de estos ejemplos. También puedes consultar las ayudas y subvenciones locales, regionales o estatales de tu zona, ya que para el sector cultural, suelen ser bastante recurrentes.

 

Otro modelo súper interesante para el sector creativo-cultural es el crowdfunding: una forma de financiación colectiva y abierta a la participación de pequeños, medianos y grandes inversores que confían en el proyecto y quieren aportar su granito de arena de forma conjunta, a cambio de una participación activa proporcional a la inversión realizada.

 

 

#3: Planificación y resultados a largo plazo.

El sector creativo-cultural es muy diferente a otros sectores: su planteamiento, su enfoque, sus particularidades y sus activos son muy diferentes

 

Pero hay un factor que, desgraciadamente, ha jugado en contra de muchos proyectos culturales, y es que los resultados de todo este planteamiento estratégico tardan en llegar más de lo habitual, llegando en muchos casos a perder el foco y finalmente tirar la toalla.

 

Para nada es imposible; podríamos hacer otro post donde hablar exactamente de casos de éxito de emprendimiento cultural, tanto nacional como internacional, para demostrarlo.

 

Es solo que, a menudo queremos los resultados rápido y fácil, sobre todo si comparamos con otras industrias que sí llevan una velocidad de cambio y transformación mucho más vertiginosa que el nuestro.

 

Mi consejo en este punto es que tengas en cuenta que estás emprendiendo en un sector que todavía está saliendo de ciertos patrones de actuación tradicionales, por lo que lo que ya está funcionando de forma exitosa en otro sector, quizá en el cultural todavía ni se ha implementado.

 

Puede que tardes más o menos en ver los resultados esperados en esa fase de maduración del proyecto, pero nunca dejes de realizar acciones encaminadas a la fidelización de usuarios que ya confían en ti, y la captación de nuevos que aún no te conozcan.

 

Que tu emprendimiento cultural tiene muchísimo potencial, estoy segura. Ahora solo falta añadirle un poco de paciencia, constancia y perseverancia.

 

 

#4: Encuentra tu propuesta de valor única y diferenciadora.

Una propuesta de valor clara significa conseguir que tu audiencia entienda, comprenda, interiorice y conecte con lo que haces. Contigo, y nadie más. Porque ellos son únicos, tu propuesta de valor también debe serlo.

 

Una buena propuesta de valor debe incluir:

  • Cuál es el beneficio principal que te distingue.
  • Cómo solucionas los problemas de…
  • …Tu audiencia, esa a la que conoces al 100%.
  • Tu misión.

 

En definitiva, debes responder a las preguntas de: POR QUÉ, CÓMO Y QUÉ, A QUIÉN. Será ese mensaje que sea como tu tarjeta de visita, donde la gente entienda en pocas palabras todo lo que aportas.

 

Si quieres saber más sobre la propuesta de valor, en este otro post te explico cómo materializarla y transformarla en tu mensaje principal en Instagram.

 

 

#5: Analiza tu posicionamiento: mercado, públicos y competencia.

Posicionarte se trata elegir: dónde quieres actuar, a quién quieres ayudar, y qué te diferencia del resto. Desde dentro hacia fuera, trata de encontrar tu lugar en estos tres aspectos, y consigue que el posicionamiento y la percepción de tu marca, negocio o proyecto vaya siempre por delante.

 

¿Con qué sensaciones o emociones quieres relacionarte? ¿Qué concepto profesional quieres potenciar? ¿Qué perfil específico de audiencia crees que te necesitan para siempre?

 

Estas y otras cuestiones más, las hablamos en esta charla sobre Estrategia de Marca en el ‘El Estudio de Culturina’ con Clarissa Cuén, consultora de branding estratégico.

 

 

#6: Apoyo en la tecnología y el mundo digital.

La unión entre tecnología y cultura, ha traído sin duda innumerables beneficios al sector, apoyándola en uno de sus puntos débiles: la visibilidad.

 

Apostar por la tecnología y la innovación en el mundo digital, abre un abanico de posibilidades a todos los niveles, y te ayudará a acercar tu misión a más personas que no tienen por qué estar cerca físicamente.

 

Y este componente de “lo presencial u offline” tiene en el sector cultural un gran peso: está claro que lo digital nunca podrá sustituir a lo presencial. Pero sí puede potenciarlo para generar acciones conjuntas win-win. Solo se trata de dar con la combinación ganadora que te funcione y se adapte a tu emprendimiento cultural 🙂

 

 

#7: Hiperespecialización.

Ya no vale decir que nos dedicamos a la cultura. Dentro de la industria, hay sin duda infinidad de especialidades, cada única en su esencia, ¡ya incluso híbridas!

 

Eligir tu nicho de mercado te aportará un valor añadido y un prestigio como experto en esa materia, donde eres realmente bueno. El nivel de calidad de tu trabajo aumentará, y con ello, el volumen de clientes que quieren trabajar contigo solo por tu expertise.

 

Escoge una, y de ello podrás generar varias líneas de acción relacionadas entre ellas. Intentar abarcarlo todo, nunca es buena idea.

 

Hace un tiempo compartí en Instagram este Reels con un listado de especialidades creativas y culturales principales y complementarias, que puedes ver aquí.

 

 

#8: Comunicación digital: una herramienta para conectar más y mejor con tu audiencia.

Y no podía finalizar este post sin hablar de la comunicación digital, porque una vez que tienes claro todo lo anterior… Solo queda salir ahí fuera y difundirlo a los cuatro vientos.

 

Investiga, analiza y desarrolla una estrategia creativa que conecte, emocione y te ayude a generar experiencias, conversaciones y relaciones a largo plazo con tu audiencia, ¡ese debe ser tu objetivo en este punto!

 


Si todavía no lo has hecho, únete a la comunidad para que pueda seguir compartiendo contigo conocimiento, recursos y experiencias sobre la comunicación digital, la comunicación cultural y el marketing creativo. Puedes hacerlo en la cajita titulada “Newsletter”. Cada semana mis mejores novedades para ti en tu bandeja de correo electrónico ?

También espero verte en Facebook, Instagram o LinkedIn ?

¡Nos vemos en el siguiente post!